Somos un Hospital carismático, polivalente de cuarto nivel, de confesionalidad católica, privado y sin fines de lucro, perteneciente a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.

Brindamos prestaciones asistenciales para el cuidado integral de los pacientes, con el propósito de contribuir en su bienestar y el de su entorno.

Fusionamos nuestra atención, enmarcada en la Hospitalidad, con el conocimiento científico y recursos tecnológicos; fomentamos la formación y capacitación continua de los profesionales de la salud y los colaboradores, desde lo asistencial, lo humano y el desarrollo científico.

Convertirnos en un Hospital reconocido, de elección y destacado por servicios de salud eficientes, en la zona Oeste del GBA, acompañado de una gestión basada en procesos y altos estándares de calidad y seguridad.

Pretendemos satisfacer las expectativas y necesidades de bienestar físico y espiritual de nuestros usuarios, brindando la mejor atención y cuidados a su salud, bajo un ambiente de Hospitalidad, contención y respeto.

Proyectamos perfeccionar y actualizar la calidad asistencial y tecnológica, afianzar la docencia e investigación, impulsar la innovación y así mismo potenciar el desarrollo personal y profesional de nuestros colaboradores.

NUESTROS VALORES

CONOCÉ NUESTRA HISTORIA

Casa Hospital San Juan de Dios pertenece a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, una organización internacional sin fines de lucro, cuyo origen se remonta al Siglo XVI en Granada, España. Pero… ¿Quién fue San Juan de Dios?

 

La persona que se inmortalizó como Juan de Dios, nació en 1495 en Portugal con el nombre de Joao Cidade (“Juan Ciudad” en portugués). Su nacimiento tuvo lugar en un pequeño pueblo llamado Montemor-o-Novo, ubicado a unos 100 kilómetros de Lisboa, hacia el centro del país.

 

Él fué el fundador de la Orden Hospitalaria. Se lo considerada por muchos historiadores como uno de los creadores del Hospital moderno. Desarrolló métodos de atención calificada e integral a la persona necesitada, respetando su dignidad y defendiendo sus derechos.

San Juan de Dios, es reconocido como el Patrono Universal de los Hospitales, enfermos y enfermeros.

450 años + internacional (3)

Hace varios años atrás, una finca con un chalet y otra edificación menor, ubicada en la calle Ardoino de Ramos Mejía, se transformó en un hospital y comenzó a brindar servicio.


Por esos tiempos, el país sufrió un inmenso brote de poliomielitis y esta fue la patología principal tratada en los primeros años del Hospital, que asistió a una gran cantidad de niños afectados.
Un cartel en su frente lo identificó como “Hospital Asilo para Niños Lisiados Pobres”, el cual despertó la atención de los vecinos, al igual que los diferentes referencias de la salud.
Por el trabajo, humanidad y amor resultó hacia los niños enfermos, el nuevo hospital comenzó a ser llamado, popularmente, como “El Palacio de la Caridad”.

Si bien el Hospital San Juan de Dios estuvo activo, con pacientes internados y profesionales de la salud trabajando desde 1941, fue el 20 de diciembre de 1942 cuando se inauguró oficialmente.


El primer edificio planteado constaba de un sótano, una planta baja y cinco pisos.
Cada sector fue proyectado, y la construcción contó con depósito, pileta para curaciones, sectores de esparcimiento, lugares para llevar adelante procesos curativos y aulas para enseñanza.
A su vez, el hospital estaba dividido por secciones, con consultorios externos, bibliotecas, sala de radiografía, quirófanos y habitaciones en los pisos superiores, conectadas gracias a ascensores.

Nuestra Capilla se inauguró el 25 de octubre de 1969, y su puesta a punto tiene tantas leyendas como colaboradores.

 

La obra, a cargo del arquitecto López Seco, obtuvo un impulso cuando apareció Juan Silva de la Riestra, un señor con la intención de homenajear a su difunta esposa, que aportó los fondos necesarios para concretar una iglesia cinco veces mayor a la pensada inicialmente.
El templo fue edificado también gracias a la contribución de Máximo Balotto, otro ciudadano comprometido con la obra de la Orden Hospitalaria. Si bien estos dos ciudadanos aportaron los fondos, la obra fue el resultado del esfuerzo de cada uno de los que, en cada jornada, hacían un hospital mejor.

En Marzo del 2015 se inauguró el Museo de Casa Hospital San Juan de Dios que cuenta con recuerdos y ejemplares del patrimonio cultural de la institución.


Está conformado por objetos donados, reconocimientos otorgados a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios y a la institución por su trayectoria, imaginería, ornamentos litúrgicos del siglo XIX, entre otros. Este espacio se ha convertido en receptáculo de valiosas piezas históricas que fueron recolectadas, restauradas, calificadas y exhibidas.

En el año 2019 inauguramos nuestra nueva sede llamada “Centro Médico Castelar”.

 

Esta sede cuenta con más de 5.500m2, 12 consultorios, 2 quirófanos, más de 50 especialidades, 1 oratorio para todos nuestros colaboradores y pacientes, un Hospital de día, Laboratorio y un área de imágenes.

NUESTROS PRINCIPIOS 

  • Valoramos al enfermo como lo más importante de nuestra institución.
  • Promovemos la competencia profesional, la justicia social y la solidaridad con todas las personas, privilegiando a los más necesitados, siempre sin ánimo de lucro y basado en relaciones justas.
  • Respetamos la dignidad del hombre y promovemos un modelo de asistencia integral: unificando la ciencia, los avances tecnológicos y la humanización.
  • Nuestros Centros están concebidos como centros confesionales católicos, donde se observan y defienden los principios evangélicos, las leyes sociales de la Iglesia y las normas referentes a los derechos humanos.
  • Trabajamos por realizar una asistencia, fundamentalmente humanizada, dando preponderancia a la “Carta de Derechos y Deberes del Enfermo”.
  • Consideramos elemento esencial en la asistencia la dimensión religiosa como oferta de salvación y curación, respetando otros credos y planteamientos de la vida.
  • Ejercemos un servicio de asistencia guiado por la ética católica.
  • Fundamentamos las relaciones entre los miembros que componen nuestra institución, en el Derecho Laboral y el respecto, y formamos así una familia con cuantos se sienten inspirados por el espíritu de San Juan de Dios.
  • Estamos siempre abiertos a la colaboración con organismos tanto de la Iglesia como de la sociedad en el campo de su misión, atendiendo de manera preferencial a los sectores sociales más abandonados.

NUESTRA HISTORIA EN IMÁGENES.